martes, 24 de abril de 2012

El mal uso del término “patologías”.

Escribo esta entrada para pedir disculpas sobre el mal uso que estoy dando a la palabra “patologías” en mi blog, y como podéis comprobar en su nombre. Es muy común en el uso del lenguaje tener algunos vicios que te inculcan o has oído y aplicarlos de manera habitual sin apreciar el error que estas cometiendo, y eso es lo que me ha pasado.

Ayer un nuevo amigo del blog me apunto este error, muy habitual por otra parte. Es por ello que decido pediros disculpas a todos por ello. He podido modificar el nombre de las etiquetas donde estaba mal uso el término, modificándolo por “lesiones/daños”.

En concreto en el nombre del blog, para ser correctos debería llamarse “Patología y Rehabilitación de Edificios”, pero el nombre no es posible ahora cambiarlo. Aun así apuntaré esta entrada en una página para que se pueda visitar siempre y se sepa de este error.

Para apoyar esta entrada quiero transcribir uno de los subapartados del capítulo I (Introducción) del libro “Patología de cerramientos y acabados arquitectónicos” del doctor arquitecto Juan Monjo Carrió donde define el término “patología constructiva”:

La palabra Patología viene, etimológicamente, de las palabras griegas “pathos” (enfermedad) y “logos” (estudio) y el diccionario de la Real Academia de la Lengua la define como: “Parte de la medicina, que trata del estudio de las enfermedades”.
Por extensión, podríamos definir la Patología Constructiva de la Edificación como la “ciencia que estudia los problemas constructivos que aparecen en el edificio (o en alguna de sus unidades) después de su ejecución”.
Un primer análisis de esta definición nos permite advertir ya una confusión muy extendida en el habla cotidiana entre los técnicos y los profesionales. Me refiero al uso de la palabra “patologías” como término genérico, usado también en plural, para referirse a los problemas y lesiones constructivos, incluso individuales, que en realidad son el objeto de estudio de la “verdadera” patología.
Creo que es pertinente y útil llamar la atención sobre este error de léxico y conceptual para tratar de recuperar el uso correcto del vocablo: “patología”.
De hecho, no solemos encontrar esta confusión en el mundo profesional de la medicina, de donde lo hemos tomado. Por el contrario, el término patología tiene un uso muy restringido en ese mundo, bien para títulos de actividades o trabajos teoricos, bien, como adjetivo, para indicar el carácter de un proceso o análisis (proceso patológico, estudio patológico, cuadro patológico, etc) uso, este segundo, que también entiendo muy apropiado en nuestro mundo profesional.
Asi, pues, usaremos la palabra “patología”, como sustantivo, exclusivamente para designar la ciencia que estudia los problemas, sus procesos y sus soluciones, y utilizaremos el adjetivo patológico/a para calificar los procesos y estudios relativos al tema (proceso patológico de un elemento constructivo o estudio patológico del mismo para determinar su proceso o resolución).

Podéis comprobar leyendo este fragmento del libro lo común que es el error que he cometido en el blog, pero aun así como creo que rectificar es de sabios pido disculpas y en adelante intentaré usar correctamente el término patología.

Diana Sánchez Mustieles

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada